MUÑECA LUVABELLA: Comprar la mejor de 2021!

¿Conoces a la increí­ble muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va de Bizak? Es uno de los jugue­tes más nove­do­sos y rea­lis­tas del mer­ca­do, que se ha con­ver­ti­do en el últi­mo año en todo un top ven­tas.

Y es nor­mal que haya lle­ga­do has­ta las posi­cio­nes más altas por­que es como un bebé de ver­dad que va apren­dien­do a medi­da que tu hija o hijo va jugan­do con ella.

¡A ellos les encanta!

Los peque­ños podrán pasar horas inter­mi­na­bles inter­ac­tuan­do con esta preciosidad.

¿Quieres cono­cer a Luvabella en profundidad?

Pues sigue leyen­do y te mos­tra­ré todo lo que es capaz de hacer.

La muñeca Luvabella interactiva que más habla

Es cier­to que hay un mon­tón de jugue­tes que pue­den decir algu­na pala­bra que otra e inclu­so algu­na fra­se suel­ta, pero nin­guno se pue­de com­pa­rar a Luvabella.

La muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va de Bizak es capaz de emi­tir más de 100 pala­bras y frases”.

Sí, sí, como lo oyes.

Al prin­ci­pio, cuan­do comien­zas a jugar con ella, ape­nas emi­te unos bal­bu­ceos, pero a medi­da que tu hija o hijo vaya char­lan­do con ella, poco a poco Luvabella va hablan­do más cla­ro y dice más cosas total­men­te entendibles.

Es decir, mejo­ra su pro­nun­cia­ción con el tiem­po como un bebé real.

¿Quieres ense­ñar­le cosas nue­vas? Pues entra y dis­fru­ta de esta peque­ña que está desean­do irse con­ti­go a casa a jugar:

Aprende pala­bras nue­vas pro­gre­si­va­men­te a medi­da que jue­gas con ella”. 

Al prin­ci­pio empie­za con las nocio­nes bási­cas como mami, hola, te quie­ro, cucu… pero poco a poco va dicien­do más cosas has­ta que al final supera la cen­te­na de pala­bras y frases.

E inclu­so hace soni­dos de animales”.

¿A qué es una pasada?

¡Habla como un bebé real!

Es ideal para que los críos apren­dan a hablar mien­tras juegan.

¿Quieres tener­la en casa y ense­ñar­le más cosas? Pues aquí te la pre­sen­to. Te ena­mo­ra­rá nada más sos­te­ner­la entre tus brazos:

Como si fuera un bebé real

Otra de las cua­li­da­des que pre­sen­ta esta muñe­ca y que la hace tan espe­cial es su rostro.

La cara de la muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va tie­ne gran expresividad”.

Cuenta con la habi­li­dad de poder mover los ojos, los mofle­tes, la boca y la cabe­za completamente.

Cuando habla, se ríe o come, Luvabella mue­ve su cari­ta como si fue­ra un bebé de verdad.

Los ojos par­pa­dean cuan­do emi­te soni­dos, se ríe o le haces las cos­qui­llas; los entre­cie­rra cuan­do está toman­do el bibe­rón como si estu­vie­ra a pun­to de dor­mir­se; y los cie­rra com­ple­ta­men­te al dormirse.

Cuando está con­ten­ta mue­ve la cabe­za y levan­ta los brazos”.

Pero tam­bién, si ya no quie­re comer más, verás como gira de un lado para otro la cabe­za indi­can­do que ya no tie­ne hambre.

¡Es ado­ra­ble!

¿Has vis­to que cari­ta tie­ne? A mi hija lo que más le gus­ta son sus oja­zos, son super­ex­pre­si­vos y están lle­nos de vida:

Horas de diversión sin fin

Ya vas cono­cien­do un poco más a Luvabella pero toda­vía no sabes cuá­les son sus mejo­res aliados.

Al com­prar la muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va, verás que va muy bien empa­que­ta­da en una caja con todos los com­ple­men­tos nece­sa­rios para poder jugar con tus hijos.

En la caja encontrarás:

  • La muñe­ca con su ves­ti­do y su laci­to en la cabe­za (el pelo pue­de ser rubio o moreno).
  • Una ove­ji­ta.
  • Una cucha­ra con comida.
  • Un bibe­rón.
  • Un chu­pe­te.
  • Un manual de instrucciones.

¿Y cómo se jue­ga con estos accesorios?

En la caja des­cu­bri­rás unas ins­truc­cio­nes para ense­ñar­te a jugar con Luvabella y sacar­le el máxi­mo par­ti­do, pero quie­ro resu­mír­te­lo un poco para que lo sepas todo antes de com­prar la muñe­ca Luvabella interactiva.

Ovejita

La ove­ji­ta es el jugue­te pre­fe­ri­do de Luvabella”.

Si le acer­cas la ove­ji­ta a la nariz, empie­za a diver­tir­se hacien­do los soni­dos de los ani­ma­les o dicien­do sus nombres.

A esta bebé inte­li­gen­te le encan­tan los animales”.

Si le pre­gun­tas ¿qué hace el perri­to? Ella dice guau guau.

También sabe hacer la vaca, el gati­to, el cer­do, el caba­llo, el gallo… y un mon­tón de ani­ma­li­tos más.

¿Quieres des­cu­brir cuan­tos ani­ma­les cono­ce Luvabella?

Cuchara con papilla

Otro de los acce­so­rios que encon­tra­rás en la caja de la muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va es la cucha­ri­lla con comi­da.

Cuando se la acer­cas a la boca, Luvabella abre la boqui­ta para comer e iden­ti­fi­ca el tipo de papilla.

Es una pasa­da ver­la mas­ti­can­do la comi­da, es como si fue­ra un bebé real.

Podrás dar­le un mon­tón de papi­llas dis­tin­tas y se las come­rá todas sobre todo las que tie­nen plá­tano y maíz por­que tie­nen muchas vita­mi­nas y minerales.

Si se come toda la papi­lla podréis jugar duran­te horas. ¿Quieres lle­var­te­la a casa y jugar con esta ricura?

Biberón

Otra for­ma de ali­men­tar a la muñe­ca inter­ac­ti­va Luvabella es con el bibe­rón que trae con­si­go en la caja.

Cuando le acer­cas el bibe­rón a la boca la abre y empie­za a chu­par movien­do los mofle­tes y los ojos como lo hacen los bebés.

Y cuan­do ter­mi­na de comer echa los gases para que lue­go no le due­la la tripita.

¡La muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va es muy realista!

Pero ade­más, le ser­vi­rá para con­ci­liar el sue­ño.

Solo ten­drás que coger­la en bra­zos, meter­le el bibe­rón en la boca y verás como en solo unos segun­dos empe­za­rá a entre­ce­rrar los ojos mien­tras toma la leche del biberón.

También dirá que tie­ne sue­ño y aho­ra le podrás oír el lati­do de su cora­zón.

En tan solo unos minu­tos se habrá que­da­do total­men­te dormidita.

Chupete

Pero antes de meter­la en su cuna, te acon­se­jo que le pon­gas el chu­pe­te para que no se des­pier­te y esté tranquilita.

Pero si en algún momen­to llo­ra, pue­des ponér­se­lo tam­bién, así se tran­qui­li­za­rá en un santiamén.

Mira este mode­lo, cuen­ta con todos sus com­ple­men­tos, pre­pa­ra­dos para vivir con­ti­go y com­par­tir muchas expe­rien­cias juntas:

¿Jugamos?

Ahora toca jugar un poco con Luvabella.

¿Sabes lo que le gus­ta a este bebé inteligente?

Pues lo que más le gus­ta hacer a Luvabella es jugar al Cucu-Tras.

Solo tie­nes que tum­bar­la un poco, poner tu mano sobre sus ojos unos segun­dos y destapárselos.

Ella mis­ma dirá “cucu” y se reirá dicien­do que te quie­re mucho.

¡Pero ten cuidado!

Si le dejas dema­sia­do tiem­po sus ojos tapa­dos se asus­ta y empe­za­rá a decir que no hay luz y que tie­ne mucho mie­do.

Verás que habla­rá y se com­por­ta­rá como un bebé real.

Otra cosa que le encan­ta son las cos­qui­llas.

Si le haces cos­qui­lli­tas en la barri­ga o en los pies, empie­za a reír­se, a mover los ojos, abrir la boca y a levan­tar los brazos.

Se lo pasa pipa con las cosquillas.

¿Empezamos a jugar ya?

¿Por qué Luvabella parece un bebé real?

El secre­to de la muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va es que cuen­ta con cua­tro sen­so­res loca­li­za­dos en la boca, barri­ga, espal­da y en los pies.

Por eso cuan­do le acer­cas obje­tos a estas zonas o sien­ten pre­sión o movi­mien­to, reaccionan.

Para que se acti­ven los sen­so­res de estos cua­tro pun­tos es nece­sa­rio colo­car­le las pilas en el com­par­ti­men­to situa­do en la espal­da de la muñe­ca y encenderlo.

También podrás selec­cio­nar el idio­ma en espa­ñol o en por­tu­gués.

Estos son los idio­mas están­dar, pero tam­bién hay mode­los de impor­ta­ción que vie­nen en inglés.

Yo por ejem­plo a mis hijas les he com­pra­do los dos mode­los, el que vie­ne en español/portugués y el de inglés.

¿Por qué?

Pues por­que quie­ro que des­de muy peque­ñas apren­dan el inglés como si fue­ra su len­gua mater­na y por ello todos los jugue­tes inten­to dupli­car­los en los dos idiomas.

Es genial ver como los críos pue­den pasar super­ápi­do del espa­ñol al inglés en un santiamén.

Y aun­que en casa no sabe­mos hablar el por­tu­gués vamos apren­dien­do el idio­ma con Luvabella?.

La diver­sión está garan­ti­za­da para todos”.

Ahora podrás des­cu­brir por ti mis­ma lo real que pue­de lle­gar a ser un jugue­te. No dejes pasar esta opor­tu­ni­dad para dis­fru­tar con tu hija y esta pre­cio­si­dad, y ade­más el pre­cio es inmejorable:

Cuidando todos los detalles

Bizak ha teni­do en cuen­ta todos los deta­lles para que los niños y niñas pue­dan dis­fru­tar de un jugue­te inter­ac­ti­vo tan real como un bebé.

Para ello, Luvabella nece­si­ta de unas pilas para acti­var los sen­so­res y que pue­da hablar, mover­se, hacer rui­di­tos y apren­der con el paso del tiempo.

Pero al lle­var pilas, es nece­sa­rio que los padres vigi­len a sus hijos duran­te el tiem­po de jue­go para evi­tar que estos mani­pu­len las pilas y se las pue­dan meter en la boca.

Es por ello, que Bizak reco­mien­da el uso de la muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va para niños mayo­res de 4 años y siem­pre con la vigi­lan­cia de un adul­to.

Y otro deta­lle impor­tan­te a tener en cuen­ta es el peso de la muñe­ca.

Como es un jugue­te para los más peque­ños de la casa, se con­si­de­ró que este bebé inter­ac­ti­vo no debía supe­rar los 2 kg para que pudie­ran jugar con ella sin­tien­do que pesa lo mis­mo que un bebé real, pero sin sufrir daño en su espalda.

Y por supues­to, pue­des encon­trar muñe­cas con el pelo rubio o bien con el pelo más oscu­ro, en fun­ción de tus prioridades.

¿Hay modelos masculinos?

Bizak ha pen­sa­do en todo y tam­bién ha crea­do el muñe­co Luvabeau inter­ac­ti­vo, que es idén­ti­co a Luvabella pero en chi­co.

Hace los mis­mos ges­tos, rui­dos y evo­lu­cio­na de la mis­ma manera.

Es ideal tener la pare­ja ¿no crees?

Va ves­ti­do con un mono celes­te y cuen­ta con los mis­mos acce­so­rios que Luvabella (el chu­pe­te, el bibe­rón y la cucha­ra para comer, y el cor­de­ri­to para jugar) pero con colo­res dis­tin­tos para dife­ren­ciar­los de los de su her­ma­ni­ta y que no se peleen.

Mira que gua­po es tam­bién Luvebeau, aquí con el pelo rubio:

Y este otro her­ma­ni­to tie­ne el pelo oscu­ro por si te gus­ta más:

Conclusión

Si quie­res hacer un ori­gi­nal rega­lo de Navidad, de cum­plea­ños o de Primera Comunión, la opción de una muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va es ideal para aque­llos niños que quie­ren apren­der jugan­do.

Esta muñe­ca es tan real como un bebé de verdad.

Porque habla, hace rui­di­tos, se mue­ve y va apren­dien­do con el tiem­po al igual que lo pue­de hacer un niño pequeño.

Lo bueno que tie­ne este tipo de jugue­te es que nun­ca se can­sa­rán de él, ya que tie­ne infi­ni­dad de opcio­nes que debe­rán ir des­cu­brien­do poco a poco.

Y eso le lle­va­rán muchas horas de jue­go.

¡Pero lo mejor de todo es que el pre­cio está estu­pen­do!

Si quie­res que tus hijos, sobri­nos o nie­tos sean los niños más feli­ces de la Tierra, no dudes en com­prar una muñe­ca Luvabella inter­ac­ti­va como esta, verás la dife­ren­cia con res­pec­to a otros juguetes:

AVISO LEGAL: Última actua­li­za­ción el 2021-10-21 / Enlaces de afi­lia­dos / Imágenes de la API para Afiliados / En cali­dad de Afiliado de Amazon, obten­go ingre­sos por las com­pras ads­cri­tas que cum­plen los requi­si­tos apli­ca­bles / Los pre­cios y la dis­po­ni­bi­li­dad pue­den ser dis­tin­tos a los publi­ca­dos / Las opi­nio­nes son exclu­si­vas de los auto­res de los artícu­los / Preciogratis no ofre­ce con­se­jos médi­cos ni de diag­nós­ti­co ni de tra­ta­mien­to en nin­gún caso, por favor con­sul­te siem­pre con su médi­co antes de tomar cual­quier suple­men­to, rea­li­zar die­tas, ejer­ci­cios, o cual­quier tema rela­cio­na­do con su salud / No somos médi­cos ni pro­fe­sio­na­les de la salud, y los pro­duc­tos que se des­ta­can en los artícu­los son de ven­ta libre en Amazon / Su reco­men­da­ción no es una indi­ca­ción de tra­ta­mien­to, diag­nós­ti­co o con­se­jo médi­co, sim­ple­men­te un comen­ta­rio como usua­rio no pro­fe­sio­nal, y no supo­ne nin­gún tipo de vin­cu­la­ción con el ven­de­dor del pro­duc­to. Usted es la úni­ca per­so­na res­pon­sa­ble de sus deci­sio­nes como con­su­mi­dor y de salud. Recuerde infor­mar­se bien a par­tir de fuen­tes fia­bles antes de tomar nin­gu­na deci­sión de com­pra o con res­pec­to a su salud.

6 comentarios en «<span class="caps">MUÑECA</span> <span class="caps">LUVABELLA</span>: Comprar la mejor de 2021!»

Deja un comentario